La conversación del Plan S continúa


La semana pasada, se celebró en Viena la  décima Conferencia de Open Access Publishing Association . El martes por la tarde, Robert-Jan Smits habló como parte de un panel sobre el Plan S. Fue una discusión en la que agradeció a muchas personas que habían trabajado con ellos para desarrollar el plan. Señaló que las cosas se volvieron “tensas” después de lanzar el plan, con más de 70,000 tuits el primer día. Los comentarios, dijo, fueron en su mayoría positivos, pero hay algunos comentarios negativos de los editores y algunos académicos, lo que no es sorprendente porque el plan es sólido. También señaló múltiples comentarios positivos de los países en desarrollo, agradeciéndoles: “porque luchan por acceder a resultados de investigación”.

Uno de los aspectos que se planteó fue la  necesidad de transparencia en los precios. Se hicieron preguntas sobre la infraestructura y cómo el plan la apoyaría. Smits señaló que “tenemos que analizar esto y decidir qué apoyaremos para llevar adelante este plan y alcanzar estos objetivos”.

Stuart Taylor preguntó si había una opción de  vía verde que sea compatible. Smits notó que no discierne entre verde y oro, prefiere pensar en el acceso y, con ese fin, sí, publicar un Acceso Abierto con cero embargo.

Financiadores

Haciéndose eco de otros comentarios que se habían producido a lo largo de la conferencia, Smits señaló que las agencias de financiamiento han dejado negociaciones de acceso abierto a las bibliotecas, pero las agencias son las que tienen la clave de la solución.

Smits subrayó que los principios son simples: “si quiere usar los fondos, debe cumplir con estas reglas”. También enfatizó que este “no es un menú”. Si las personas se registran, “se registran en todo” para garantizar un campo de juego nivelado. La lista de signatarios podría aumentar, señaló, con discusiones que están teniendo lugar en Finlandia “y en otros países”. También mencionó fundaciones benéficas y organizaciones no europeas.

Una cuestión de tiempo

En términos de tiempo, Smits dio tres indicadores claros. El primero es tener un plan de implementación detallado antes de fin de año , que incluya una “política sólida”. Esto incluirá información como el nivel de límite en APCs y otros detalles. Smits señaló que el límite existe inicialmente para garantizar que no haya una explosión de costos, “y luego que el mercado decida”. Sugirió que las revistas de alta calidad ofrecerán más valor por dinero dentro de la capitalización. En términos de la cantidad máxima, están mirando cuánto cuesta crear un artículo que informará sobre un “precio justo”.

El segundo indicador sobre el tiempo relacionado con voltear diarios. Smits mencionó que ha extendido su invitación a los editores más grandes (Elsevier, Wiley y Springer-Nature) para unirse a la discusión sobre cómo cambiar sus publicaciones. “No era aceptable” que las publicaciones híbridas se convirtieran en la nueva norma o modelo comercial, por lo que estos arreglos deben ser transformadores y solo de 3 a 4 años antes de pasar las publicaciones .

El indicador de tiempo final relacionado con los libros, que fueron, de acuerdo con Smits, un gran punto para las discusiones sobre la formulación del plan. Han acordado no tener una fecha límite para los libros como compromiso con las agencias de financiación, y señalaron que las monografías completas de OA no estarán listas para 2020.  Aunque no hay una fecha específica, el rango de tiempo para los libros OA podría ser entre 2022 – 2026 .

¿Libertad académica?

Inevitablemente surgió la cuestión de la libertad académica. Smits señaló que publicar tiene que ver con la elección académica, no con la libertad académica . Dijo que la libertad académica se relaciona con lo que se quiere investigar, no con publicar donde se desee. Si tomas el argumento de la libertad académica, preguntó, ¿habría que evitar que la gente publique en revistas depredadoras? ¿Eso no está, también, impidiendo la libertad académica? Plan S empuja y alienta a los académicos a publicar para acceder.

También  aludió a los intereses creados en la publicación académica . En la práctica, actualmente muchas opciones de publicación no son gratuitas  pero están vinculadas al factor de impacto. Dijo que deberíamos tratar de deshacernos de la “obsesión con JIF”. La contratación sobre la base de JIF es una “situación triste”, argumentó, señalando que tenemos que adherirnos a la Declaración sobre la Evaluación de la Investigación ( DORA ) y encontrar mejores métricas. Esto requiere una transformación de la cultura, caminar y no solo hablar.

Fuente  consultada: https://unlockingresearch-blog.lib.cam.ac.uk/?p=2163

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *